Poco a poco, la población estudiantil del Tecnológico de Monterrey empezó a tener mayor participación femenina. Parte del grupo de las primeras alumnas se alojaron en el internado para señoritas del Tecnológico de Monterrey.

<< Regresar al sitio