El Tecnológico de Monterrey se convierte en la primera universidad de México que aprovecha los veranos para fines académicos. Para los que asistían había más que estudios; por ejemplo, desfiles de moda mexicana.

<< Regresar al sitio